Funcionamiento de una fabrica textil

Funcionamiento de una fabrica textil

la industria textil del algodón en el mundo

La industria textil es uno de los mayores mercados económicos del mundo, ya que genera 450.000 millones de dólares y da empleo a más de 25 millones de personas en todo el planeta.      Se calcula que cada año se fabrican más de 120.000 millones de libras de productos textiles, una cifra que no deja de aumentar debido a la elevada y constante demanda de los consumidores.    En concreto, el consumo de algodón registra máximos históricos, con una demanda anual de más de 120 millones de toneladas.

Sin embargo, en 2007, sólo 3.000 millones de dólares de los 450.000 millones -el 0,5%- de los ingresos generados por la industria textil se consideran «de comercio justo o ambientalmente estables», según Global Action Through Fashion.    Uno de los factores que contribuyen a esta estadística es el uso de talleres de explotación -fábricas en las que los trabajadores soportan condiciones insalubres y de explotación, como largas jornadas de trabajo, espacios de trabajo sin ventilación, bajos salarios o exposición a materiales tóxicos-, especialmente en los países en desarrollo que dependen de esta industria como una faceta de su economía.      Por ejemplo, en Camboya, la industria textil representa el 80% de sus ingresos de exportación y la industria representa el 75% de los ingresos en Bangladesh.    El horario habitual de un empleado de la industria textil oscila entre 10 y 18 horas al día y hasta 80 horas a la semana, y requiere horas extras adicionales para cumplir los estrictos plazos de la empresa.    Muchos de estos países, como China, no respetan los certificados de comercio justo y, por lo tanto, imponen fuertes restricciones a estos empleados y a cualquier sindicato dentro de su legislatura.    Las condiciones de trabajo empeoran aún más para las mujeres de la industria textil, que son objeto de más incidentes de abuso físico y verbal que los hombres, reciben poca ayuda durante la maternidad, y a menudo se les da espacios de trabajo menos acomodados dentro de la fábrica.

industria textil del algodón

Georgia fue líder en la industria textil durante los siglos XIX y XX. La producción regional de seda y algodón proporcionaba las materias primas necesarias para producir una amplia gama de objetos materiales. La construcción de fábricas textiles y ciudades de molinos en el siglo XIX condujo al desarrollo de un patrimonio industrial distintivo.

El auge de la industria textil en Georgia fue un acontecimiento histórico importante con un profundo efecto en los habitantes del estado. Los relatos que rodean a los textiles, en particular el cultivo y el procesamiento del algodón, forman un patrimonio industrial distintivo que comienza con la fundación de la colonia de Georgia en 1732, antes de que el algodón dominara la economía agrícola del estado y años antes de que Georgia se convirtiera en el principal productor de textiles del Sur.

Los fideicomisarios coloniales desarrollaron un plan para la producción textil en la colonia de Georgia y, en 1734, el general James Edward Oglethorpe estableció el Jardín Fiduciario en Savannah para la experimentación agrícola. Entre las plantas cultivadas en el jardín había moreras, cuyas hojas se utilizaban para alimentar a los gusanos de seda. Sin embargo, la producción de seda resultaba difícil para los colonos de Georgia, que no estaban capacitados, por lo que se trajo a hábiles sederos italianos para que les enseñaran el proceso. Los colonos alcanzaron el éxito en un año; los registros muestran que la reina Carolina de Inglaterra usó un vestido hecho de seda de Georgia en 1735.

vardhman textiles ltd

Textiles¿Ha pensado alguna vez de dónde procede la camisa que lleva puesta? ¿Y las toallas que cuelgan en tu baño o la alfombra de la puerta de tu casa? No nos referimos a qué país o ciudad, ni siquiera a la procedencia de los materiales. Hablamos de la fábrica o el molino donde se creó tu ropa, tus toallas o tu alfombra. Las fábricas textiles de todo el mundo son responsables de todos los productos textiles que encontramos en nuestro día a día. Pero, ¿qué es una fábrica textil y qué ocurre dentro de sus paredes? Sigamos para saber más sobre este tipo de fabricación.

Fábricas textiles y ciclo de producciónUna fábrica textil es una instalación de fabricación en la que se producen diferentes tipos de fibras, como hilos o tejidos, y se transforman en productos utilizables. Puede tratarse de prendas de vestir, sábanas, toallas, bolsas textiles y mucho más. Cuando se crearon las fábricas textiles, los puestos de trabajo eran muy intensivos en mano de obra, pero la tecnología ha transformado algunas instalaciones modernas en operaciones con mucha maquinaria. Las fábricas textiles emplean un proceso de varios pasos para tomar las materias primas y convertirlas en productos utilizables. Un ciclo de producción típico es algo así:

la moda del rayón de bombay

«Las fibras de la cinta eran casi paralelas, pero como el algodón tendía a retorcerse y rizarse, necesitaba más procesamiento. Los trabajadores dirigían cuatro o más astillas a través de una serie de rodillos en la cabeza de un bastidor de estirado, donde se combinaban en una sola hebra. Como cada juego de rodillos funcionaba a una velocidad creciente, el bastidor de estirado enderezaba -o estiraba- la cinta y la hacía más fina. Para asegurar la unión permanente de las fibras, el hilo se sometía a la mecha, donde se retorcía ligeramente, y a la hilatura, donde las fibras se enrollaban aún más. A medida que las bobinas de las máquinas de hilar se llenaban de hilo, los mudadores las sustituían por otras vacías. El trabajo del hilandero consistía en subir y bajar rápidamente por una fila de máquinas, reparando roturas y enganches».2

«Los bobinadores manejaban máquinas que combinaban el hilo de diez a quince bobinas diferentes. El manejo de un bastidor de bobinas era relativamente sencillo, pero los problemas surgían cuando los hilos se rompían. En esta etapa, los extremos rotos sólo podían repararse haciendo un nudo en lugar de simplemente retorcerlos. Si se deseaba un hilo más fuerte o más grande, se retorcían los hilos individuales para producir un hilo de varias capas. Un último paso, el bobinado, preparaba el hilo para sus diversos usos. Podía enrollarse en ovillos para su venta, ponerse en bobinas para que el tejedor las utilizara en la lanzadera de un telar, o enrollarse en conos, tubos, quesos o carretes para su posterior procesamiento en la fábrica».3

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad