Proyecto y construcción de obras a distancia

Proyecto y construcción de obras a distancia

Gestor de proyectos a distancia en la construcción

A principios de 2020, se prevé que el sector de la construcción mundial crezca un 3,1%.  A medida que avanza el año, los directores de proyectos de construcción se enfrentan a situaciones sin precedentes en su experiencia profesional.

Una de las principales adaptaciones al nuevo entorno será la necesidad cada vez mayor de profesionales de proyectos que gestionen sus equipos a distancia. Con la tecnología llega la comodidad, pero también muchos nuevos retos.

Cuando se necesita gestionar un equipo a distancia, no hace falta decir que hay que hacer un buen uso de la tecnología. Pero a veces, la gente utiliza en exceso la tecnología, o tiene demasiadas herramientas, y éstas pueden ser más confusas que útiles. Así que las mejores prácticas dictan la búsqueda y utilización de unos pocos programas buenos para evitar el caos.

Utilice el programa también para establecer relaciones. Muchos gestores de proyectos remotos corren el riesgo de perder el elemento humano cuando la comunicación se basa únicamente en la pantalla. En realidad, no se puede charlar con los compañeros junto a la fuente de agua.

Si la plataforma de comunicación tiene una función de chat, considera la posibilidad de establecer un canal no laboral. Esto puede servir efectivamente como un enfriador de agua digital, que permite a los trabajadores desahogarse y conocerse.

¿puede un jefe de obra trabajar desde casa?

En términos de productividad y gestión de los empleados, la distribución de la ubicación es también uno de los mayores retos para los directores de proyectos.  El sistema tradicional de que los directores de proyectos de construcción se desplacen de una obra a otra para comprobar el progreso de los trabajos y resolver los problemas de los empleados es muy ineficaz, requiere mucha mano de obra y consume mucho tiempo.  El proceso también cuesta a las empresas de construcción mucho dinero debido a la pérdida de productividad y a los gastos de combustible y mantenimiento. La construcción es una de las industrias menos digitalizadas, sólo superada por la agricultura. Muchos retos tecnológicos exclusivos del sector de la construcción contribuyen a la lentitud de la digitalización.

La distribución de las obras en múltiples ubicaciones e industrias dificulta el proceso de implantación de soluciones, especialmente para muchas pequeñas empresas de construcción que trabajan como subcontratistas y proveedores.

Sin embargo, el panorama de la construcción ha ido cambiando lentamente en los últimos años. Muchas mejoras tecnológicas, como los escáneres RFID, los rastreadores GPS, el software de cartografía 3D y los drones, se están utilizando de forma generalizada en las obras.  Junto con esto, el aumento del uso de herramientas de gestión de proyectos también ha permitido a los gestores de proyectos realizar sus tareas habituales incluso cuando están lejos de la obra. La gestión remota es uno de los próximos pasos lógicos en el avance de la industria de la construcción. A medida que muchos proyectos de construcción aumentan en tamaño y complejidad, poder gestionar los horarios del personal, delegar tareas y comprobar el progreso del trabajo puede mejorar la eficiencia y la productividad del trabajo.  La comunicación de los departamentos administrativos, como la contabilidad, la gestión de embargos y las ventas, con el personal sobre el terreno también es crucial. Dicho esto, las ventajas que aportan las herramientas de gestión remota también han dado lugar a nuevos retos que los gestores de proyectos deben superar.  La tecnología de la construcción es, en cierta medida, un territorio inexplorado en el que muchos gestores de proyectos pueden considerar abrumadora la gestión de la mano de obra desde lejos.

Trabajo a distancia en el sector de la construcción

En términos de productividad y gestión de empleados, la distribución de la ubicación es también uno de los mayores retos para los directores de proyectos.  La disposición tradicional de los directores de proyectos de construcción de ir de una obra a otra para comprobar el progreso del trabajo y resolver los problemas de los empleados es muy ineficiente, requiere mucho trabajo y consume mucho tiempo.  El proceso también cuesta a las empresas de construcción mucho dinero debido a la pérdida de productividad y a los gastos de combustible y mantenimiento. La construcción es una de las industrias menos digitalizadas, sólo superada por la agricultura. Muchos retos tecnológicos exclusivos del sector de la construcción contribuyen a la lentitud de la digitalización.

La distribución de las obras en múltiples ubicaciones e industrias dificulta el proceso de implantación de soluciones, especialmente para muchas pequeñas empresas de construcción que trabajan como subcontratistas y proveedores.

Sin embargo, el panorama de la construcción ha ido cambiando lentamente en los últimos años. Muchas mejoras tecnológicas, como los escáneres RFID, los rastreadores GPS, el software de cartografía 3D y los drones, se están utilizando de forma generalizada en las obras.  Junto con esto, el aumento del uso de herramientas de gestión de proyectos también ha permitido a los gestores de proyectos realizar sus tareas habituales incluso cuando están lejos de la obra. La gestión remota es uno de los próximos pasos lógicos en el avance de la industria de la construcción. A medida que muchos proyectos de construcción aumentan en tamaño y complejidad, poder gestionar los horarios del personal, delegar tareas y comprobar el progreso del trabajo puede mejorar la eficiencia y la productividad del trabajo.  La comunicación de los departamentos administrativos, como la contabilidad, la gestión de embargos y las ventas, con el personal sobre el terreno también es crucial. Dicho esto, las ventajas que aportan las herramientas de gestión remota también han dado lugar a nuevos retos que los gestores de proyectos deben superar.  La tecnología de la construcción es, en cierta medida, un territorio inexplorado en el que muchos gestores de proyectos pueden considerar abrumadora la gestión de la mano de obra desde lejos.

Proyecto y construcción de obras a distancia online

A principios de 2020, se prevé que el sector de la construcción mundial crezca un 3,1%.  A medida que avanza el año, los directores de proyectos de construcción se enfrentan a situaciones sin precedentes en su experiencia profesional.

Una de las principales adaptaciones al nuevo entorno será la necesidad cada vez mayor de profesionales de proyectos que gestionen sus equipos a distancia. Con la tecnología llega la comodidad, pero también muchos nuevos retos.

Cuando se necesita gestionar un equipo a distancia, no hace falta decir que hay que hacer un buen uso de la tecnología. Pero a veces, la gente utiliza en exceso la tecnología, o tiene demasiadas herramientas, y éstas pueden ser más confusas que útiles. Así que las mejores prácticas dictan la búsqueda y utilización de unos pocos programas buenos para evitar el caos.

Utilice el programa también para establecer relaciones. Muchos gestores de proyectos remotos corren el riesgo de perder el elemento humano cuando la comunicación se basa únicamente en la pantalla. En realidad, no se puede charlar con los compañeros junto a la fuente de agua.

Si la plataforma de comunicación tiene una función de chat, considera la posibilidad de establecer un canal no laboral. Esto puede servir efectivamente como un enfriador de agua digital, que permite a los trabajadores desahogarse y conocerse.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad